Compártalo: 

La Sportiva presenta la primera mascarilla higiénica con un filtro intercambiable


La producción de la mascarilla Stratos Mask ya está lista: ergonómica, sostenible, cómoda de llevar y lavable con un filtro intercambiable.

Lorenzo Delladio lo anunció hace dos semanas cuando presentó el proyecto de reconversión de parte de la planta de producción de Ziano di Fiemme con el fin de producir mascarillas quirúrgicas para los efectivos de Protección Civil de Trento: «También estamos tratando de proponer soluciones innovadoras en este ámbito, para resolver principalmente un problema hasta ahora infravalorado, es decir, el del impacto medioambiental causado por las mascarillas desechables que se están comercializando actualmente». Fue el propio Delladio quien lanzó este reto a su departamento de Investigación y Desarrollo: encontrar una solución más cómoda y ergonómica para un producto que todos nos veremos obligados a llevar durante mucho tiempo, y que ofrezca la posibilidad de sustituir únicamente el filtro para, así, poder reutilizar el producto en la nueva cotidianidad que a todos nosotros nos tocará vivir en la segunda fase del estado de emergencia de la COVID-19.

 

La nueva mascarilla higiénica deportiva de protección genérica se denomina Stratos Mask, es de tela y cuenta un filtro interno intercambiable y muy fácil de sustituir. Se puede lavar, reutilizar y es muy cómoda de llevar gracias a su perfecta ergonomía, diseñada para cubrir la cara de forma segura y cómoda. Su desarrollo tuvo lugar la semana pasada gracias a los primeros prototipos realizados a partir de tejidos técnicos de la línea de ropa de La Sportiva. Una vez finalizada la fase de pruebas, la empresa ya ha presentado la solicitud de patente y, en una segunda fase, evaluará la posibilidad de solicitar la certificación sanitaria. En este momento Stratos Mask es una mascarilla higiénica de protección genérica, eventualmente apta también para su uso durante la práctica deportiva, cuando y si los decretos que pongan final al estado de emergencia lo permitan.


«Hasta ahora, el objetivo primordial de las mascarillas ha sido, lógicamente, protegernos en una fase de emergencia, y aspectos como la comodidad y el impacto medioambiental quedaron relegados a un segundo plano. Sin embargo, en la empresa comenzamos a reflexionar sobre la situación a largo plazo, intentando limitar al máximo el impacto medioambiental y pensando en la practicidad del uso continuo de un producto que pasará a formar parte de nuestro día a día —comenta Delladio—. Hemos conseguido una solución muy inteligente que permitirá que, de forma sencilla y rápida, todos y cada uno de nosotros retiremos y sustituyamos el filtro interno, lavemos la mascarilla y volvamos a utilizarla con total seguridad».


En las próximas semanas compartiremos más información sobre su comercialización. Mientras tanto, la empresa ha confirmado que, cuando se reanude la actividad normal, la producción de mascarillas, tanto quirúrgicas como genéricas deportivas, se unirá a la de calzado outdoor y botas de montaña. Producción, esta última, por la que la marca La Sportiva es conocida en todo el mundo.