Mantenimiento y resolado: Como alargar el ciclo de vida de un producto de La Sportiva

Pequeñas reglas a seguir y consejos prácticos que pueden ayudar a alargar el ciclo de vida de nuestros productos favoritos La Sportiva, según nuestros expertos.

Mantenimiento y resolado: Como alargar el ciclo de vida de un producto de La Sportiva

Cuando compramos un producto, nos interesa que dure el mayor tiempo posible y que mantenga intactas sus características técnicas, pero no siempre tenemos claro como hacerlo posible. Por eso es bueno saber que existen pequeñas reglas a seguir y consejos prácticos que pueden ayudar a alargar el ciclo de vida de nuestros productos favoritos, conservando sus características, haciendo un favor al medio ambiente y evitando el deterioro prematuro de los materiales, así como la aparición de fenómenos como el mal olor o las infecciones fúngicas de la piel y las uñas relacionadas con las condiciones de higiene.

 

Rodaje botas de montaña y approach

Como sabemos, adaptar a nuestro pie un calzado estructurado como los productos de la categoría Mountain Boot requiere un período de uso largo y gradual. En esta etapa, es importante no intentar ablandarlos dejándolos cerca de una fuente de calor o siguiendo otros remedios caseros. De hecho, la bota de montaña tomará la forma de nuestro pie solo a través de su uso, que para evitar una degradación prematura de la suela, debe en todo caso realizarse en un terreno adecuado.

El uso constante y prolongado del producto conducirá en cualquier caso a un nivel de deterioro que puede comprometer el rendimiento y la seguridad. Llegados a este punto, es recomendable resolar el producto mediante el uso del paquete de suela original, lo que nos evitará tener que repetir este rodaje nuevamente, aprovechando aún un calzado con características muy cercanas al nuevo producto, lo que nos permite ahorrar dinero y ser portavoces de una elección ética y responsable.

 

¿Cómo mantener mis botas de montaña?

Hemos visto que es una buena idea alargar el ciclo de vida de nuestras botas de montaña evitando recurrir a remedios caseros para cambiar o suavizar su forma, utilizándolas en suelos adecuados evitando superfícies especialmente abrasivas como el asfalto, y recurriendo al resolado de la suela una vez comprometido su rendimiento.
Pero hay más… aunque el uso de botas de montaña no es cotidiano, es mejor evitar guardarlas en habitaciones húmedas y mojadas durante períodos prolongados, así como se deben evitar los ambientes particularmente calurosos o expuestos a la luz solar directa.

Otros buenos hábitos son la limpieza adecuada al final de cada sesión y el mantenimiento de la impermeabilización con productos específicos.

 

¿Cómo limpiarlas y secarlas?

Al final de una larga excursión es posible que nuestras botas salgan más resentidas que nosotros: aunque parezca extraño, el barro y los escombros no eliminados adecuadamente pueden a la larga provocar una degradación prematura de los materiales, además de favorecer la formación de moho y malos olores.

Para limpiarlas basta con un cepillo y agua tibia, y si es necesario utiliza un poco de jabón neutra para eliminar la suciedad más persistente. Es importante evitar el uso de detergentes agresivos y no específicamente indicados para el tratamiento del material. Así mismo, se debe dejar de lado totalmente la idea de ahorrar tiempo poniendo el producto en la lavadora, cosa que podría comprometer no solo los materiales sino también la estructura, haciendo imposible cualquier reparación.

Para secar, nunca utilice fuentes de calor externas como un secador de pelo, aire demasiado caliente o un calefactor, y evite la exposición directa a a la luz solar.

 

¿Cómo hacerlas impermeables?

Cuando se compran, las botas no requieren ningún tratamiento adicional, ya que las sustancias repelentes al agua originalmente incorporadas sobre los materiales de construcción garantizan un cierto periodo de eficiencia.

Sin embargo, con el tiempo, tratar tus botas con productos específicos garantizará que el zapato siga funcionando y continúe siendo flexible y resistente, evitando que el cuero se seque y, en consecuencia, se dañe. El proceso de impermeabilización puede variar en función del producto elegido para el tratamiento: lo importante es comprobar que sea adecuado para el material del que esté fabricada la bota (piel, tejido, nubuck o ante).

 

¿Cuándo puedo resolar mi bota?

El momento más adecuado para pedir un resolado de nuestro producto es cuando aún hay un grosor mínimo de la suela de la puntera y no hemos dañado excesivamente el borde de goma de la protección superior.

 La decisión respecto a la necesidad de reemplazar más componentes debe quedar a discreción del profesional de resolado, ya que algunos problemas no visibles en una primera evaluación podrían surgir durante el procesamiento (por ejemplo, bordes con un envejecimiento de la goma muy avanzado o desgastado, que se pueden romper durante la extracción de las suelas, y en consecuencia, deben ser reemplazadas).

Descubra más sobre la red de Resoladores Autorizados de La Sportiva: La Sportiva Authorized Resolers

 

 

¿Se pueden resolar los zapatos de aproximación?

En comparación con las botas de montaña más tradicionales, los modelos de la línea de aproximación no están particularmente estructurados, y cualquier posibilidad de resolado mediante el uso de suelas genéricas y adaptables sigue siendo una posibilidad que solo un resolador de suelas calificado puede evaluar caso por caso y según el estado del calzado.

Precisamente por ello, La Sportiva aún no ofrece este servicio y no suministra repuestos originales a su red externa de resoladores autorizados, pero el departamento de Investigación y Desarrollo dentro de la empresa está trabajando para extender este servicio también a la categoría de aproximación, para poder proporcionar una segunda oportunidad a nuestras zapatillas de aproximación favoritas en los próximos años.

 

¿Cúantas veces puedo resolar mi bota?

Queriendo dar una indicación aproximada, podemos considerar que un primer resolado logrará casi con seguridad un resultado apreciable, y así extender el ciclo de vida de nuestro producto favorito manteniendo la comodidad y el rendimiento. Sin embargo, el resolado sigue siendo una operación bastante invasiva y cualquier solicitud posterior debe ser considerada cuidosamente, especialmente teniendo en cuenta las condiciones generales de las partes superiores, los revestimientos internos y la membrana Gore-Tex sobre la que no es posible intervenir. Si un producto está demasiado desgastado, es recomendable invertir en un par nuevo.

 

Como alargar el ciclo de vida de  los pies de gato

El pie de gato es un producto extremadamente técnico, en el que el tipo de construcción y la elección de los materiales a veces pueden acelerar el proceso de desgaste en comparación con otros productos más estructurados. Esto no quiere decir que no existan unos buenos hábitos para alargar su ciclo de vida, como un correcto mantenimiento o la atención en el lavado y el resolado. Pero incluso antes de eso, es fundamental elegir un producto adecuado a tu estilo de escalada y campo de práctica habitual. Tener en cuenta estos factores nos ayudará no solo a hacer nuestra experiencia más placentera y duradera, sino también a invertir desde el principio en un producto verdaderamente diseñado para satisfacer mejor nuestras necesidades.

Descubra cómo elegir el pie de gato adecuado para usted: como elegir los pies de gato

 

¿Cómo mantener mis pies de gato?

Sabemos que sobre todo al principio, los pies de gato pueden ser una cruz y un deleite para el usuario, ya que la comodidad ciertamente no cuenta entre las principales características de este producto en concreto.

Para ayudarnos a que las primeras salidas sean menos dolorosas es posible llevarlos por períodos cortos estando en casa en el sofá, por ejemplo, pero es importante no forzar ni intentar acelerar este inevitable proceso de rodaje con métodos alternativos, ya que podría dañar la estructura original del producto y afectar el rendimiento.

Al estar en contacto directo con la piel, es probable que después de su uso el zapato se humedezca con el sudor. Antes de almacenarlos, se recomienda ventilar y dejar secar el producto para evitar la formación de moho u olores desagradables, y hacerlo de forma natural si es posible sin utilizar secador de pelo u otros conductores de calor, evitando también la exposición directa a la luz del sol.
Otra buena práctica es una limpieza rápida de magnesio o restos de roca al final de cada uso.

 

¿Cómo limpiarlos y secarlos?

Como ocurre con las botas de montaña, los pies de gato, que son principalmente de cuero, pueden y deben someterse a un lavado delicado. En este caso, sin embargo, dado que tienden a usarse durante períodos cortos y no entran en contacto directo con el barro y la suciedad, la necesidad de una limpieza a fondo es menos presente.

Por tanto, es recomendable proceder con un paño húmedo para eliminar el magnesio, y en caso de suciedad más persistente, se pueden lavar con agua tibia y un poco de jabón neutro. Debe excluirse el uso de lavadora y el remojo prolongado, que podría dañar irreparablemente los materiales y la estructura. Para secar, es mejor no utilizar fuentes de calor artificiales y evitar la exposición directa a la luz solar.

 

¿Puedo resolar mis pies de gato?

Por supuesto, es posible resolar tus pies de gato, pero al ser un producto extremadamente técnico que requiere una intervención igualmente específica, es importante contactar con centros especializados.

Desde 2012, La Sportiva ha activado una red de resoladores seleccionados y autorizados que operan en más de diez mercados europeos. El servicio ofrecido tiene como objetivo regenerar los productos preservando al máximo su rendimiento y limitar el impacto ambiental de la empresa, a través de una formación específica y el uso exclusivo de repuestos originales diseñados específicamente para sus laboratorios.

Es bueno saber que el momento más adecuado para solicitar un resolado del producto es cuando aún hay un grosor mínimo en la suela de la puntera y cuando el borde protector de goma y sobre todo la pala no están excesivamente dañados. En caso de orificios en la zona de los dedos, será necesario reconstruir el borde de goma aplicando protección adicional antes de ensamblar las nuevas suelas, lo que podría comprometer el nivel de rendimiento.

Vea el vídeo:

 

compuesto, durabilidad y rendimiento: lo que necesita saber

Podemos decir que la elección del compuesto siempre queda ligada al tipo de producto y no se da por sentado que el compuesto originalmente ensamblado pueda ser igualmente válido para el resolado. Un pie de gato usado no puede mantener la misma estructura que un producto nuevo, por lo que la elección del recambio original utilizado y suministrado a la red de resoladores autorizados de La Sportiva también tiene en cuenta este hecho.

La duración de una suela está íntimamente ligada al usuario. Un compuesto suave y de rendimiento utilizado por un escalador experimentado probablemente durará más que un principiante. Esto se debe a razones obvias relacionadas con la experiencia de mover y colocar los pies durante el ascenso.
En cualquier caso, no es posible fijar con precisión la duración de una suela, esto está muy influenciado por las características y técnica del usuario y sobre todo por el terreno de uso: las piezas de rocódromo suelen ser muy abrasivas, y también los distintos tipos de roca son muy diferentes entre sí y pueden dar lugar a consumos diferentes.

Hay que tener en cuenta que, con una frecuencia media de uso de 2/3 veces a la semana y teniendo en cuenta que el grosor de las suelas de pies de gato rara vez supera los 4mm, un par de meses de uso pueden ser suficientes para requerir el resolado de nuestros zapatos.

No se debe subestimar el deterioro por sudoración, que en caso de los productos de escalada pueden afectar en gran medida la duración de la caña y las costuras, especialmente si esta última és particularmente ácida.

 

¿Cuántas veces puedo volver a resolar mis pies de gato?

Queriendo dar una indicación aproximada, podemos considerar que un primer resolado obtendrá casi con certeza un resultado óptimo, pero el resolado sigue siendo una operación invasiva y cualquier solicitud posterior debe ser considerada cuidadosamente.

Una seguna intervención podría servir para un uso menos exigente o en entrenamiento, ya que el producto ya no puede garantizar características satisfactorias respecto al soporte y rendimiento de las cañas, que llegados a este punto probablemente se habrán aflojado considerablemente.

Si un producto está excesivamente desgastado, es recomendable invertir en un nuevo par.

 

 

Cómo evitar le deterioro de los zapatillas de Mountain Running 

A diferencia de otras categorías, los productos de la línea Mountain Running tienen una obsolescencia muy específica y sobre la que es difícil intervenir ya que su finalidad sigue siendo garantizar a los entusiastas del Mountain Running las máximas prestaciones de agarre y ligereza durante las carreras off-road. Como ocurre con las zapatillas tradicionales para correr por pista o carretera, estas requieren la elección y el uso de materiales de construcción cada vez más innovadores que difícilmente pueden garantizar una duración de más de 600 o 700 kilómetros de recorrido. Pero incluso en este caso, sin embargo, hay algunas precauciones a tener en cuenta para evitar el deterioro prematuro de los materiales, en primer lugar un correcto uso y lavado.

 

¿Cómo mantener mis zapatillas de Mountain Running?

Entre las principales causas del desgaste prematuro de las zapatillas de Mountain Running, encontramos el uso para disciplinas y actividades distintas a las originalmente diseñadas para estos productos.
Partiendo de la base, el problema más común está ligado a correr sobre asfalto durante largos tramos: al tratarse de una superficie muy abrasiva, el deterioro de la banda de rodadura y de los tacos que la caracterizan podría ocurrir antes de lo esperado, y por tanto limitar la vida del calzado.

Luego hay los materiales del paquete de la suela: estos podrían perder sus cualidades de amortiguación y no soportar adecuadamente el peso del usuario si se usa para caminatas de varios días con cargas medias o pesadas. Finalmente hay la pala que, aunque estructurada, está construida con materiales ligeros y transpirables, y podría sufrir daños irreparables si se utiliza en rutas muy exigentes y expuestas como vías ferratas o crestas técnicas.

Dicho esto, como se recomienda para las otras características, la limpieza y el almacenamiento adecuados en habitaciones debidamente ventiladas, lejos de fuentes de calor directo, ayudarán a evitar el deterioro prematuro del producto.

 

¿Cómo puedo limpiarlos y secarlos?

Dado el uso más dinámico del producto, es posible que la necesidad de lavarlos sea más recurrente. Sin embargo, aunque eliminar el barro y la suciedad después de cada uso sigue siendo una buena práctica, es mejor evitar las lavadoras, el remojo prolongado en agua caliente y el uso de herramientas o detergentes particularmente agresivos.

Un lavado rápido en agua tibia con un poco de jabón neutro será suficiente para asegurar un nivel suficiente de limpieza e higiene, evitando prácticas más invasivas que inevitablemente dañarían y deformarían las partes estructuradas del calzado.

En cuanto al secado, incluso en estos casos, se debe hacer en un ambiente aireado, alejado de fuentes de calor y exposición directa al sol.

 

¿Puedo resolar mis zapatillas de montaña?

Desafortunadamente, no es aconsejable resolar estos productos, ya que el desgaste suele estar relacionado con todo el paquete de la suela y no solo con la banda de la rodadura. En el caso de que aún así se desee resolar, debe evitarse el uso posterior para competiciones o entrenamientos